♦ Pasado presente y futuro

.

Tiempo resente pasado futuro( + ) Futuro Entérico 

(+ -) Presente Atérico 

( – ) Pasado Antrómico

.La energía atérica es una frecuencia que va hacia adelante o hacia cierta dirección, pero con ondulaciones tanto hacia arriba y hacia abajo, como hacia ambos lados, en todos los grados circulares en los 360 grados. La frecuencia atérica estática es la atómica, es la frecuencia llamada gris, es la frecuencia que se desgasta, que se consume, que no sale de cierto radio, de cierto círculo relativo precisamente al átomo.

La frecuencia entérica es siempre hacia arriba no consumiéndose, más bien regenerándose, es como saltos consistentes en línea vertical con perfecta armonía. Parte de aquí, llega allá y de allá parte hacia allá, nunca regresa, nunca ondula porque es futuro.

Mientras la antérica es constante pasado – la estática es presente, la estática es circulo, es de momento, al instante, es consumible, la frecuencia gris, la frecuencia energética estática que es la que mantiene y controla la materia es precisamente presente. Es gris porque está entre lo blanco y lo negro, está al centro, y estática porque no tiene dirección determinada. La frecuencia antérica es pasado y la entérica es futuro. La atérica es el presente o pasante, es la frecuencia material instantánea consumible que se está consumiendo que se parte en dos, está entre el pasado y rumbo al futuro, es pasado y es futuro consumido a la vez, se está consumiendo, no está definido es de momento.

Por eso precisamente decía, que la materia es el tiempo, que el tiempo es la materia y la materia está regida por energía gris el consumismo. Esa energía gris, tiene atrapada la mentalidad del hombre que solamente ve el hoy, que solamente siente el hoy, que solo puede captar el hoy, el presente, que solo puede ver y sentir lo que le duele en este momento, las acciones que está sintiendo en este momento. No es capaz de ir al pasado en su estado animal, mucho menos aspirar a ir al futuro, ese es el estado estático. El átomo tiene dominada  la mentalidad del hombre, lo tiene retenido en el ir y venir atómico. Ciertas energías frecuenciales van hacia la izquierda con el antérico, la destrucción, lo que se consume va al antérico, lo negativo lo que se queda en el pasado va a lo antérico.

Lo que no se consume obviamente es energía que va al futuro, al entérico. La energía atérica gris central no va a ningún lado, está consumiéndose, está desintegrándose, en el momento en que se está generando se está degenerando, no va a ningún lado, es el consumismo mantenida por el átomo, por eso existe esa energía en el átomo, por el átomo y para el átomo, por lo tanto no va a ningún lado.

Cuando una persona se consume vive en el pasado, en el miedo, en el error, en el temor, en el odio, en la muerte y obviamente en la creencia, en la explotación, en la injusticia, todo eso es pasado, porque no tiene futuro. Esas personas al estar consumiendo esa energía, al estar generando esa energía, la están transmitiendo al antérico.

En cambio la gente que es amor, que piensa, que tiene ideas limpias, que lucha por ayudar, por crecer y por desarrollarse, esa gente está dando, enviando energía frecuencial al entérico.

La frecuencia antérica son las cuestiones que no tienen futuro, que no tienen fundamento, que no tienen trascendencia, como el odio, el temor y las creencias, ese tipo de energía es para el antérico.

Nosotros somos como una radio, estamos recibiendo y enviando señales al pasado, a la frecuencia antérica si somos destructivos negativos, o a el entérico si somos positivos progresistas, si amamos si queremos hacer cosas y trascender. Depende hacia donde dirigimos nuestras antenas, nuestras actividades, nuestro pensamientos y sentimientos es a donde dirigiremos nuestra energía.

La energía obviamente que es estática, que es cerrada, que es de momento, la energía perdida, es la energía estática que no va a ningún lado, que se consume.

Como el hombre no tiene motivo ni razón para vivir, simplemente existe por existir en la materia y para la materia. Obviamente esa energía de momento y para el momento está siendo aprovechada por la frecuencia estática y esa estática precisamente es la que amenaza con destruir y acabar con la vida y la razón de vivir en este mundo y en otros. El hombre existe en esa frecuencia precisamente en el momento, no ve más allá de lo que ve, no oye más de lo que puede oír, no puede superar el tiempo, está atrapado en el tiempo, en el átomo y en la estática, en la frecuencia estática.

Cuando a una persona le transmito la energía biorrítmica se logra romper el tiempo, se logra romper la frecuencia atómica, a esto se le llama separación frecuencial y  uno puede escoger viajar y desplazarse en la frecuencia atérica o se desplazase al entérico o en contrapartida al antérico. El pasado y el futuro están a nuestro alcance, obviamente el presente también, podemos transportarnos de un lugar a otro en el presente, pero muy por encima del átomo en un viaje supra atómico rompiendo el tiempo. Se rompe la rítmia atómica de la materia, se rompe la razón del tiempo, la limitancia del átomo, la limitancia de nuestros sentidos, la limitancia del ritmo que nos marca la frecuencia estática. Al hacer esto rompemos el tiempo y podemos viajar a donde queramos, ahí radica la trascendencia, ahí radica la importancia de la energía biorrítmica, radica en trascender o no trascender.

El hombre libre de creencias, totalmente autónomo, libre de la vergüenza, de odio, de la vanidad, de miedo; seria dinámico. El hombre jamás podrá convertirse en un ente universal humano por el hecho de que pertenecer a su materia, a la estática atómica. En sus pensamientos repercute el efecto de movimiento y la estática atómica, por eso se detiene, se retiene y retiene a otros en la estática que le guía y le impone el átomo.

Mientras el hombre no se dé cuenta y venza a la estática atómica, no podrá tener libertad de sentimiento, de pensamiento, de acción y trascendencia. Vuelvo a repetir el hombre es estática, está regido por el átomo, todo sus creencias, sus sentimientos, sus pensamientos son estáticos debido a la preeminencia, al dominio que ejerce sobre él el átomo. La vanidad, el odio, el orgullo, el miedo, la ignorancia, la creencia es estática y jamás con ello, atado a la estática atómica, jamás el hombre podrá ser libre y jamás trascender.

 
.

BioUniversal Org

admin@biouniversal.org

Anuncios